Acreditación Web de Interés Sanitario
Facebook Twitter Pinterest Linkedin YouTube Google Plus 630 50 37 37  
Don Psico
¿Quién soy? Contacta conmigo
Mi libro
DonPsico: tu psicólogo 2.0
DonPsico: tu psicólogo 2.0
Pregúntame
PREGÚNTAME
Por qué acudir a un psicólogo
POR QUÉ ACUDIR A UN PSICÓLOGO
¿Qué te ocurre? Depresión, ansiedad...
¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN, ANSIEDAD...
Psicología infantil
PSICOLOGÍA INFANTIL
Problemas en el trabajo
PROBLEMAS EN EL TRABAJO
¿Quieres enviar esta web a un amigo?
VEJEZ
Cosas curiosas
COSAS CURIOSAS
 
 


EFECTO PIGMALIÓN

CATEGORÍA: PSICOLOGÍA INFANTIL NIÑOS
26 Julio 2017

“¡Qué vago eres Carlitos!”, ¡Qué buena nadadora eres Patricia! o ¡Este niño es un trasto, nunca llegará a nada!”, son frases que describen y “etiquetan” a los niños. Dichas etiquetas pueden ser positivas o negativas e influir para bien o para mal en el desarrollo psicológico del niño, ya que estos tenderán a adaptarse a dichas etiquetas o expectativas de los adultos con respecto a ellos.

El Efecto Pigmalión hace referencia precisamente a esto: es el fenómeno que describe el proceso mediante el cual las creencias (etiquetas) y expectativas de los adultos (padres, profesores…) con relación a los niños, se confirman con el tiempo. ¿Por qué? Pues porque el niño va construyendo el concepto que tiene de sí mismo en base a las valoraciones y creencias que recibe de los adultos y que son significativos para aquél.

El proceso de “etiquetado” del niño se hace de una manera sutil e inconsciente, utilizando el lenguaje verbal, pero también el lenguaje no verbal. Esto ejercerá una influencia importante en los niños dada su vulnerabilidad y así un niño, por ejemplo, etiquetado como mal estudiante, será más probable que, cumpliendo las expectativas de los mayores, nunca llegue a ser un buen estudiante. Es decir, si a un niño no le consideramos capaz de hacer algo, con mucha probabilidad acabará siendo incapaz de hacerlo, y al revés, la confianza depositada en el menor propiciará la ejecución favorable de esta (Efecto Pigmalión Positivo)

¿Cómo evitar el Efecto Pigmalión negativo y potenciar el Efecto Pigmalión Positivo?

1.Presta mucha atención a tu forma de hablar a los niños. Ser cuidadoso en la manera de transmitirles nuestras ideas, sobre todo aquellas que afectan a su propia forma de ser, pensar o actuar, es muy importante.

2.Potencia la comunicación con tus hijos.

3.Evita la comparación entre los hermanos, huyendo de etiquetas que suelen marcar de por vida.

4.Motiva al niño y refuerza sus capacidades. Que encuentre en casa o en la escuela un ambiente que le estimule y aliente para el éxito, pero que en tienda que, si no hace algo perfecto, no va a pasar absolutamente nada. Habla a los niños de una manera positiva.

5.Diferencia entre persona y acto, es decir, evita decir “¡Haces todo mal!” y decir, en cambio, “tal o cual cosa lo has hecho mal”. Marcar el camino al niño de cómo puede hacer tal cosa bien.

6.Refuerza las conductas positivas del niño y en cambio ignora aquello que no te gusta y no quieres que lo repita. Resalta lo positivo, eso le dará confianza para superarse en aquellas otras cosas que hace peor.


 
Aviso Legal 630 50 37 37   Facebook Twitter

© Copyright Don Psico