Acreditación Web de Interés Sanitario
Facebook Twitter Pinterest Linkedin YouTube Google Plus 630 50 37 37  
Don Psico
¿Quién soy? Contacta conmigo
Mi libro
DonPsico: tu psicólogo 2.0
DonPsico: tu psicólogo 2.0
Pregúntame
PREGÚNTAME
Por qué acudir a un psicólogo
POR QUÉ ACUDIR A UN PSICÓLOGO
¿Qué te ocurre? Depresión, ansiedad...
¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN, ANSIEDAD...
Psicología infantil
PSICOLOGÍA INFANTIL
Problemas en el trabajo
PROBLEMAS EN EL TRABAJO
¿Quieres enviar esta web a un amigo?
VEJEZ
Cosas curiosas
COSAS CURIOSAS
 
 


EL DUELO

CATEGORÍA: ¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN
04 Junio 2017

El filósofo francés Montaigne pensaba que la experiencia de la muerte es más fácil para quienes han pensado más en ella (ya sea la suya propia o la de sus seres queridos) durante su vida, como si siempre vivieran preparados. La verdad es que en la época de éste filósofo la relación con la muerte era mucho más cotidiana que hoy en día. Hoy en día vivimos mucho más, hablamos poco de la muerte, a las personas fallecidas no se las vela en las casas sino en los tanatorios, prácticamente no tenemos ningún contacto con la muerte.

Pero tarde o temprano a lo largo de nuestra vida nos vamos a enfrentar con la experiencia de la pérdida de algún ser querido. Llamamos duelo al conjunto de reacciones de tipo físico, emocional y social que se producen por el fallecimiento de una persona próxima y que pueden oscilar desde un sentimiento transitorio de tristeza hasta una sensación de desgarro y de desolación completa, que, en los casos más graves, puede durar años e incluso toda la vida (Echeburúa, 2004).

Cuando fallece una persona cercana, las personas pasamos por varias etapas: una primera de incredulidad en la que no nos hacemos una idea clara de lo que ha pasado. Al cabo de unos días esta sensación de irrealidad pasa y da lugar a un profundo anhelo de la persona fallecida. Puede darse aquí reacciones de ira y preguntarse por qué ha tenido que ocurrir tan desgraciado desenlace. Al cabo de unas semanas la persona va regresando paulatinamente a sus actividades cotidianas pensando a menudo en su ser querido fallecido. Al cabo de un tiempo la persona en duelo va aceptando lo que ha ocurrido y el dolor intenso comienza a aliviarse poco a poco.
No hay ninguna norma para realizar el duelo por un ser querido fallecido. Cada persona tiene su propio tiempo para cubrir las diferentes etapas que someramente acabo de señalar.

Podemos señalar, de todos modos, qué es lo que puede hacer la persona que ha perdido a una persona cercana y que se enfrenta a una situación tan estresante como es el duelo:

1.Se necesita tiempo para adaptarse a la nueva situación.

2.Expresar lo que se siente: llorar, enfadarse, etc.

3.No realizar grandes cambios en los meses siguientes a la muerte del ser querido.

4.Apoyarse en las personas cercanas: familiares, amigos.

5.Tratar de mantenerse saludable: descansar, hacer ejercicio físico, comer adecuadamente.

6.Tratar de retomar poco a poco las rutinas y actividades del día a día.

“La utilidad de la vida no está en su duración sino en su uso: alguno ha vivido largo tiempo y ha vivido poco” (Montaigne)


 
Aviso Legal 630 50 37 37   Facebook Twitter

© Copyright Don Psico