Acreditación Web de Interés Sanitario
Facebook Twitter Pinterest Linkedin YouTube Google Plus 630 50 37 37  
Don Psico
¿Quién soy? Contacta conmigo
Mi libro
DonPsico: tu psicólogo 2.0
DonPsico: tu psicólogo 2.0
Pregúntame
PREGÚNTAME
Por qué acudir a un psicólogo
POR QUÉ ACUDIR A UN PSICÓLOGO
¿Qué te ocurre? Depresión, ansiedad...
¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN, ANSIEDAD...
Psicología infantil
PSICOLOGÍA INFANTIL
Problemas en el trabajo
PROBLEMAS EN EL TRABAJO
¿Quieres enviar esta web a un amigo?
VEJEZ
Cosas curiosas
COSAS CURIOSAS
 
 


MANUAL DE PSICOLOGÍA INFANTIL

CATEGORÍA: PSICOLOGÍA INFANTIL NIÑOS
11 Noviembre 2017

Cuando la conducta positiva del niño/a (hacer el/ella sólo/a los deberes, hacer la cama, poner la mesa, etc.) no va seguida de un Refuerzo por parte de los padres, como por ejemplo, un halago, una caricia o un pequeño premio, dichas buenas conductas acabarán desapareciendo.

En psicología decimos que una conducta desaparece si, después de producirse esta, no aparece el Refuerzo. Hay padres que, sin saberlo, están extinguiendo la conducta positiva de su hijo/a y reforzando la conducta negativa. Cuando los padres ven a sus hijos/as comer solos, hacer la cama, recoger su habitación, etc. (es decir, todas ellas conductas positivas en los niños/as) y en cambio los padres no les refuerzan por ello (con un halago, una caricia, etc.) esas conductas acabarán desapareciendo. Los padres, sin quererlo, están haciendo, con su no-Refuerzo, que su hijo/a no adopte la conducta deseada.

En cambio, cuando el niño/a tiene una rabieta, no come, no hace los deberes, etc., los padres prestarán toda la atención (Refuerzo) a sus hijos en forma de regañinas o gritos. Dichas conductas tenderán a perpetuarse, ya que el niño/a obtiene lo que quiere: atención por parte de sus padres.

Una técnica muy utilizada por los padres es el castigo para establecer o mantener la conducta deseada en el niño/a. El castigo, a diferencia del Refuerzo, provoca agresividad en el niño/a, tiende a huir de los castigadores, y sobre todo, genera pensamientos en el niño/a como por ejemplo: “No me quieren” o “Soy malo/a”. Incluso, al final, el castigo puede convertirse en un Reforzador, ya que el niño/a obtiene, en definitiva lo que desea: la atención de los padres (“Mis padres me han regañado por no hacer los deberes…¡pero ahora los tengo pendientes de mi!”).

Pautas para una buena educación de los niño/as:

1. Los padres deben servir de ejemplo positivo para sus hijos/as.

2. Tienen que reforzar las conductas positivas que tienen los niños/as para que se mantengan, y extinguir (ignorar) las conductas que no queremos que sigan teniendo.

3. No “etiquetar” a los niños/as: “Mi pedrito es un vago”.

4. No hacer comparaciones entre hermanos/s: tratarlos por igual.

5. No sermonear a los niños/as.

6. No gritar al niño/a. Sólo sirve para estresar al niño y crear una situación incómoda. Hay que hablar al niño/a con voz firme pero serena.

7. No pegar al niño/a. Con esta conducta hacemos que el niño se vuelva agresivo y aprenda que esa es la forma correcta de arreglar los conflictos.


 
Aviso Legal 630 50 37 37   Facebook Twitter

© Copyright Don Psico