Acreditación Web de Interés Sanitario
Facebook Twitter Pinterest Linkedin YouTube Google Plus 630 50 37 37  
Don Psico
¿Quién soy? Contacta conmigo
Mi libro
DonPsico: tu psicólogo 2.0
DonPsico: tu psicólogo 2.0
Pregúntame
PREGÚNTAME
Por qué acudir a un psicólogo
POR QUÉ ACUDIR A UN PSICÓLOGO
¿Qué te ocurre? Depresión, ansiedad...
¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN, ANSIEDAD...
Psicología infantil
PSICOLOGÍA INFANTIL
Problemas en el trabajo
PROBLEMAS EN EL TRABAJO
¿Quieres enviar esta web a un amigo?
VEJEZ
Cosas curiosas
COSAS CURIOSAS
 
 


NIÑOS NERVIOSOS

CATEGORÍA: PSICOLOGÍA INFANTIL NIÑOS
09 Septiembre 2017

Muchos niños y niñas se sienten nerviosos/as cuando van a hacer un examen o van a participar en una competición deportiva, por ejemplo. En estos casos, enseñar a nuestros hijos/as una técnica de relajación puede ser muy efectivo y tan sólo requiere un poco de tiempo cada día para que se convierta en un hábito muy saludable.
La técnica de relajación que os presento, es la técnica de relajación progresiva que consiste en tensar y relajar, paso a paso, los grupos musculares más importantes, prestando atención (y esta es la clave) a las sensaciones corporales que se van produciendo; es decir, fijarse en la sensación desagradable de la tensión y seguidamente, en la sensación de relajación tan agradable que le sigue.

¿Cómo se realiza?
1.Busca un sitio tranquilo para tu hijo y para ti.

2.Haz que se siente en una silla o sillón cómodo.

3.Comenzamos la relajación con un par de minutos de respiración profunda y tranquila.

4.Seguidamente empezamos con la técnica de relajación propiamente dicha, tensando y relajando los diferentes grupos musculares.

5.Como ejemplo de la técnica, voy a describir los pasos que hay que realizar con el grupo muscular de las manos y los brazos. Para ello, indicaremos al niño que apriete el puño de una de sus manos lo más fuerte que pueda durante 5 o 7 segundos. Durante ese tiempo, le animamos a que se fije en la sensación tan desagradable de tensión a la que está sometida su mano (durante esos segundos se procede a inspirar y sujetar el aire en los pulmones). Transcurrido ese tiempo le decimos: ¡suelta! y deberá dejar caer su mano sobre sus piernas (no abrirla poco a poco). El niño soltará el aire poco a poco. Ahora, en cambio, le hacemos notar las sensaciones de bienestar y tranquilidad que siente al tener la mano tan relajada (durante 20 segundos). Lo mismo hacemos con la otra mano. Lo importante en ésta técnica es hacer ver al niño se fije en la diferencia, entre tener la mano tensa a tenerla relajada.

6.Se procede de la misma manera con todos los grupos musculares (resumen):

•Los brazos: se flexionan cuando se cierra el puño.
•Frente y cuero cabelludo: se levantan las cejas todo lo que se pueda. Se cierran los ojos muy fuerte, al tiempo que se arruga la nariz.
•Boca y mandíbula: sonreímos sin despegar los labios. Apretamos los labios hacia afuera. Finalmente abrimos la boca todo lo que podamos.
•Cuello: se dobla hacia atrás y luego hacia adelante.
•Hombros y espalda: Llevamos los hombros hacia atrás todo lo que podamos. Luego, levantamos los hombros hacia arriba.
•Estómago: Hacemos que el niño meta para adentro la tripa mientras sujeta el aire en sus pulmones.
•Finalmente trabajamos con las piernas y los pies: doblamos un pie hacia arriba mientras despega un poco el pie del suelo, para tensar la pierna. Estiramos el pie, doblando los dedos hacia adentro, para tensar el pie, con el pie despegado del suelo.

Terminamos con un recorrido por todo el cuerpo (se lo vamos indicando nosotros) en el cual el niño sólo irá relajando los distintos grupos musculares del cuerpo.
Practicamos con el niño (hasta que convierta la técnica en un hábito) durante 10 o 15 minutos todos los días. También podemos acompañarle, una vez aprendida e interiorizada la técnica, ya que estos ejercicios también nos van a venir muy bien a nosotros como adultos.
Con la práctica, el niño será capaz de reconocer cuando ciertas zonas del cuerpo se tensan y será capaz de relajar esa zona de inmediato. Dicha relajación muscular influirá en su calma mental para enfrentar con éxito los pequeños retos del día a día y que sea él el que tome el control de la situación y no al revés. Se trata, pues, de una técnica muy efectiva si se practica de forma habitual, cada día.


 
Aviso Legal 630 50 37 37   Facebook Twitter

© Copyright Don Psico