Acreditación Web de Interés Sanitario
Facebook Twitter Pinterest Linkedin YouTube Google Plus 630 50 37 37  
Don Psico
¿Quién soy? Contacta conmigo
Mi libro
DonPsico: tu psicólogo 2.0
DonPsico: tu psicólogo 2.0
Pregúntame
PREGÚNTAME
Por qué acudir a un psicólogo
POR QUÉ ACUDIR A UN PSICÓLOGO
¿Qué te ocurre? Depresión, ansiedad...
¿QUÉ TE OCURRE? DEPRESIÓN, ANSIEDAD...
Psicología infantil
PSICOLOGÍA INFANTIL
Problemas en el trabajo
PROBLEMAS EN EL TRABAJO
¿Quieres enviar esta web a un amigo?
VEJEZ
Cosas curiosas
COSAS CURIOSAS
 
 


PERFECCIONISTAS

CATEGORÍA: ¿QUÉ TE OCURRE? ANSIEDAD
25 Febrero 2018

Hoy voy a hablar de las personas perfeccionistas. Desear hacer las cosas bien y esforzarse en querer superarse cada día es una actitud muy positiva. El problema está cuando la perfección se convierte en obsesión. Las personas perfeccionistas tienen verdadero miedo a parecer imperfectas o no hacer las cosas extraordinariamente bien. Tienen un nivel de autoexigencia altísimo que también lo aplican a los que les rodean. Por eso muchas veces dan la impresión de ser demasiado rígidos y susceptibles.

“Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás” (Erich Fromm)

En el trabajo se muestran poco amigos del trabajo en equipo pues piensan que no pueden fiarse del nivel de ejecución de sus compañeros. Como jefes resultarán muy exigentes y no permitirán ningún fallo a sus empleados ya que nada les parece suficientemente perfecto. Tanto en el trabajo como en su vida personal tienden a comprobar varias veces todo lo que hacen o a realizar sus tareas con extremado celo.
En general, los perfeccionistas pueden llegar a sufrir unos niveles altos de ansiedad y estrés como resultado de su continua autoexigencia y que puede derivar en auténtica frustración consigo mismos, al no llegar al perfeccionismo que tanto anhelan.

“El afán de perfección hace a algunas personas totalmente insoportables”
(Pearl S. Buck)

¿Cómo se puede ser un poco menos perfeccionista?

1.Esfuérzate en ser imperfecto: realiza progresivamente tareas con alguna imperfección y “exponte” a niveles cada vez mayores de ansiedad. Progresivamente comprobarás que no pasa nada por ser imperfecto.

2.Potencia tu autoestima: detrás de querer ser siempre perfecto, está un problema de autoestima. Convéncete que eres valioso/a a pesar de no hacer todo a la perfección.

3.Identifica qué tipo de creencias (“Tengo que…”, “Debo de…”) están detrás de tu forma de ser tan perfeccionista y cámbialas por otras más funcionales (“Me gustaría…”)

4.Potencia tus habilidades de escucha. La gente que te rodea no siempre está confundida. Sé un poco más flexible.


“Procurando lo mejor estropeamos a menudo lo que está bien”
(William Shakespeare)


 
Aviso Legal 630 50 37 37   Facebook Twitter

© Copyright Don Psico